Anuncio

¿Qué son los cólicos en los bebés?

 

Si tu bebé pasa con frecuencia por periodos de gritos y llantos y no hay nada que puedas hacer para consolarle, puede estar sufriendo de cólicos. Aprende más sobre las causas y los síntomas de esta afección tan común.

Es de esperar que los bebés lloren, pero entre el 15 y el 25 por ciento de los recién nacidos derraman muchas más lágrimas que los demás. Cuando los bebés sanos lloran excesivamente y de forma inconsolable sin motivo aparente, los pediatras pueden sospechar que se trata de un cólico. 

“En realidad, no se trata de un diagnóstico, sino de una observación del comportamiento”, dice el Dr. Harvey Karp, creador del DVD y el libro El bebé más feliz. Sigue leyendo para saber más sobre las causas y los síntomas de los cólicos, así como consejos para detener los episodios de llanto.

¿Qué son los cólicos?

Los cólicos no son un trastorno físico ni una enfermedad, solo son largos períodos de llanto inexplicable. Se trata de una afección un tanto subjetiva y el hecho de que el llanto de tu bebé sea “normal” o “excesivo” puede depender de lo que puedas soportar. 

Pero muchos médicos utilizan la “regla de tres” descrita por el doctor y pediatra Morris A. Wessel: los bebés sanos que lloran durante más de un total de tres horas al día, más de tres días a la semana, durante más de tres semanas, podrían tener cólicos.

No obstante, no hay que obsesionarse con ninguna definición oficial de cólico, dice el Barry Lester, Ph.D., director de la clínica de cólicos del centro infantil de la Universidad de Brown en el Hospital Women & Infants de Providence y coautor de ¿Por qué llora mi bebé? 

No existe un análisis de sangre para confirmar los cólicos y los expertos no coinciden en la causa, el tratamiento o incluso el significado de los cólicos.

¿Cuándo empiezan y terminan los cólicos?

Los cólicos comienzan alrededor de las 2 o 3 semanas de edad. Un bebé con cólicos suele tener sus episodios de llanto entre las 6 de la tarde y la medianoche. Por supuesto, eso es justo cuando tú, como padre, también te sientes agotado. Aunque los gritos incesantes te den ganas de arrancarte los pelos, recuerda que esta fase no durará para siempre.

 Los cólicos suelen alcanzar su punto máximo alrededor de las 6 u 8 semanas y luego se disipan lentamente, desapareciendo por completo alrededor de los 3 o 4 meses de edad. 

Señales de cólicos en los bebés

El Dr. Lester dice que la lista de síntomas de los cólicos incluye la aparición repentina de un “grito de dolor” agudo y chillón y la falta de consuelo. Otros signos son el aumento del tamaño del estómago, la expulsión de más gases de lo habitual y la extensión o el estiramiento de las piernas.

¿Cuál es la diferencia entre el llanto normal y los cólicos? En el caso del llanto normal, las quejas suelen estar relacionadas con una necesidad (alimentarlo, sostener algo, cambiarlo, etc.) y no siguen un patrón particular a lo largo del día y la noche. Los bebés inquietos tienden a calmarse cuando se les abraza, se les sostiene en brazos o se les mece.

 Los bebés con cólicos, en cambio, sufren ataques de llanto no provocados que no cesan después de calmarlos. 

“Los cólicos no son el mismo tipo de llanto que se presenta en el caso de ‘tengo hambre’, ‘estoy sucio’ o ‘estoy cansado’“, dice la Dra. Jennifer Shu, asesora de Parents, coautora de Heading Home With Your Newborn (De camino a casa con tu recién nacido). 

“Si los bebés lloran porque tienen hambre, se sienten mejor cuando los alimentas. Con los cólicos, no sabes qué es lo que quiere tu bebé”.

¿Qué causa los cólicos en los bebés?

Los cólicos no son un indicio de que tu bebé está enfermo, aunque cosas como el reflujo, las alergias alimentarias y la exposición al humo del tabaco pueden provocar un malestar mayor y lágrimas. Tampoco es un signo de que tu bebé tenga dolor de barriga, aunque la forma en que hace muecas, aprieta el cuerpo, arquea la espalda, levanta las piernas y grita hasta ponerse morado puede hacerlo parecer.

La causa de los cólicos, y el motivo por el que algunos bebés los padecen y otros no, sigue siendo un misterio. He aquí algunas teorías:

Sobreestimulación: Algunos médicos consideran que los cólicos son una etapa natural del desarrollo, ya que los bebés se adaptan a todas las sensaciones y experiencias diferentes que conlleva la vida fuera del útero (El Dr.

 Karp llama a esto “el cuarto trimestre”). Después de estar despiertos durante horas tratando de absorber todo lo que ven, los sonidos y los olores del mundo, los bebés pueden llegar a su límite y gritar.

Problemas digestivos: Algunos bebés sufren un agrandamiento del estómago o tienen más gases durante sus episodios de llanto, por lo que algunos expertos creen que el dolor de los gases es la causa de los gritos.

 El exceso de gases puede deberse a la intolerancia a la lactosa, a una alergia a la leche o a los alimentos que producen gases que pasan por la leche materna, como la cafeína, los frutos secos o algunas verduras. El reflujo ácido infantil también puede causar problemas digestivos.

Ansiedad transmitida: No es raro que una madre primeriza esté estresada y ansiosa al final del día. Algunos expertos creen que la ansiedad de la madre se le contagia al bebé y hace que este también esté “estresado”.

Desequilibrio químico: Otra teoría es que los cólicos se deben a un desequilibrio de las sustancias químicas cerebrales melatonina y serotonina.

 Los bebés con cólicos podrían tener más serotonina, que hace que los músculos intestinales se contraigan, dice el Dr. Marc Weissbluth, profesor de pediatría clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad Northwestern y autor de Your Fussy Baby (Tu bebé inquieto). 

Él explica que una de las razones por las que los bebés con cólicos pueden quejarse más por la noche es que los niveles de serotonina alcanzan su punto máximo en ese momento del día.

Según la teoría, este desequilibrio se soluciona de forma natural cuando los bebés empiezan a producir melatonina, que relaja los músculos intestinales. Los bebés reciben mucha melatonina de la madre mientras están en el útero, pero después del nacimiento los niveles descienden hasta que el bebé empieza a producirla por sí mismo a los 3 o 4 meses.

 Curiosamente, es más o menos en este momento cuando los cólicos suelen desaparecer. “Esta hipótesis debería tranquilizar a las madres al saber que ellas no han provocado los cólicos”, dice el Dr. Weissbluth. “Les quita la culpa de que están haciendo algo mal y de que no son capaces de calmar a su bebé”.

¿Es un cólico o es algo más?

El llanto constante no siempre significa que se trate de un cólico. Es posible que tu bebé tenga una afección médica subyacente (como estreñimiento, alergias, reflujo, una hernia o una infección del tracto urinario) que aún no ha sido diagnosticada, lo cual es bastante posible si sigue llorando desconsoladamente después de 4 meses.

Estreñimiento: Tu bebé puede estar inquieto porque se esfuerza por eliminar las heces duras, dice el Dr. Bryan Vartabedian, autor de Colic Solved (Cólico solucionado). No te preocupes demasiado por cuántas horas o días han pasado desde su último pañal sucio; el estreñimiento se define más por el esfuerzo que por el tiempo, explica.

Alergia a la leche: La alergia a la leche puede aparecer si alimentas a tu bebé con una fórmula a base de leche o si está lactando y estás consumiendo productos lácteos. Esta alergia suele alcanzar su punto máximo entre dos y cuatro semanas después del nacimiento del niño. 

Los bebés que la padecen suelen tener mucosidad o rastros rojos de sangre en las heces y lloran mucho. También pueden desarrollar una erupción seca y escamosa en cualquier parte de la cara o el cuerpo, dice el Dr. Vartabedian.

Reflujo gastroesofágico. El reflujo o el vómito excesivo pueden desempeñar un papel en el llanto inconsolable. El reflujo es bastante común en los bebés: un estudio realizado en 2009 en Italia descubrió que nada menos que el 12% de los bebés italianos cumplían los criterios oficiales. 

A menos que el reflujo sea grave, el Dr. Vartabedian sugiere medidas conservadoras como mantener al bebé en posición vertical durante 30 minutos después de comer o preguntarle a tu médico por un medicamento para reducir la acidez.

Cuándo llamar al médico

Si el llanto de tu bebé es incesante, seguro ya has tenido varias charlas con tu pediatra. “Aunque los cólicos son normales, no debes dejar de comunicarlo, ya que hay bebés que presentan algo más”, dice el Dr. Larry Scherzer, profesor auxiliar de pediatría del Centro de Salud de la Universidad de Connecticut, en Farmington.

Aparte de la inquietud, otras señales de alarma que podrían indicar un problema médico más grave son los vómitos frecuentes, la fiebre, las heces blandas o con sangre, la falta de aumento de peso y una alimentación pobre, los eczemas y el letargo. 

Lleva un diario en el que registres la frecuencia con la que tu bebé llora, duerme, come, defeca y orina. Cualquier dificultad con la alimentación o los vómitos puede ayudarte a descubrir si hay un patrón en el llanto.

Cómo afectan los cólicos a los padres primerizos

Aunque no es perjudicial en sí mismo, el cólico puede pasar factura. Para empezar, supone una presión terrible para los nuevos padres. “Nos envió a mi marido y a mí a terapia”, confiesa Catherine McManus, una mamá de Oviedo, Florida. 

El llanto excesivo también se asocia con el abandono de la lactancia materna, la sobremedicación de bebés, la depresión posparto y el síndrome del bebé sacudido.

Los cólicos pueden causar mucha angustia, pero conviene recordar que también son temporales. “Los cólicos no son una característica distintiva de la personalidad de tu bebé”, dice la Dra. Laura Jana, coautora de Heading Home with Your Newborn (De camino a casa con tu recién nacido) (Academia Americana de Pediatría).

 “Una vez que los cólicos desaparecen, tu hijo puede tener una personalidad completamente diferente: valiente, sensible, irritable. Pero el cólico no te va a decir cuál, pues no es transferible”.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como llevarte la Imagen

Para descargar la IMagen que te gusta solo dale click y agurada en tu cel..
tambien estan los botones para compartir en las redes Sociales..No Olvides compartir mi blog te lo agradecere muchisimas gracias !